jueves, 12 de marzo de 2009

Mariajo


... De vez en cuando vengo a dar una vueltecita por este bosque. Busco a dos locas. Una se llama Enaire, otra Mamiloca, la soñadora.
No consigo encontrarlas. No sé dónde se habrán metido, de verdad. Y el caso es que las echo de menos. Llevo 6 meses escondida. De incógnito. Vivo en mi pequeña casa en el sótano. La luz del mediodía entra a raudales por la pequeña ventana, muy arriba en la pared del salón.
Leo en el metro. Eso lo he recuperado, una hora entera perdida en un libro sin apenas darme cuenta de lo que tengo a mi alrededor.
Pero estas dos locas no aparecen. El bosque está solitario como nunca había estado. Nada. Ni un gnomo, ni un hada volandera, ni siquiera un triste gusanito asustado entre la hierba.
En serio espero que vuelvan. Y si es que no se atreven a estar juntas y por eso andan perdidas, pues qué se yo, que recupere cada una su espacio...
Si es que no puede ser. No saben cómo repartirse el tiempo!

4 comentarios:

fnaranjo dijo...

También nosotros las echamos de menos a las dos...

Tha dijo...

pero si no se han ido... solo juegan al escondite

fnaranjo dijo...

:-)

Una maruja en internet dijo...

Preciosa, seguro que aparecerán cuando menos te lo esperes, quizá necesiten un poco de tranquilidad y cuando te canses de esperar, si quieres, vamos y le damos un vocinazo para que espabilen :).